Sistema de Vigilancia Alimentaria y Nutricional (SISVAN) Correo electrónico

En 1974 la Conferencia Mundial de la Alimentación dictó por primera vez, una resolución que hacía un llamado a la FAO, la OMS y el UNICEF para el establecimiento de la VIGILANCIA ALIMENTARIA Y NUTRICIONAL (VAN), como la única forma de desarrollar los sistemas de información relacionados con la nutrición cuyo objetivo fundamental fuera la selección y la aplicación de políticas y programas efectivos. A partir de entonces, mucho se ha discutido sobre la conveniencia o no de mantener los Sistemas de Vigilancia Alimentaria y Nutricional (SISVAN), como una estrategia acertada para combatir los problemas alimentario-nutricionales.

Cuba posee un Sistema de Vigilancia desde 1977, que a inicio de los años 80 alcanzó cobertura nacional. Con el objetivo de garantizar el uso adecuado y oportuno de la información obtenida y de fomentar su sostenibilidad, se tienen en cuenta algunos principios básicos, entre los que se destacan: información para la acción, abordaje multisectorial de los problemas, uso de otros sistemas de información y retroalimentación.

Clasifica entre los sistema diseñados para la planificación de políticas y programas y ofrece información sobre la disponibilidad, accesibilidad, y consumo de alimentos y el estado nutricional. Por su capacidad y prestigio técnico contribuye a crear conciencia, entre los que tomadores de decisiones, de las implicaciones socioeconómicas de los problemas nutricionales.

Consta de seis subsistemas:

1. Vigilancia de la disponibilidad de alimentos

2. Vigilancia de la dieta en la alimentación social

3. Vigilancia de contaminantes químicos y biológicos de los alimentos

4. Vigilancia de las enfermedades trasmitidas por alimentos

4. Vigilancia del estado de nutrición materno infantil

6. Vigilancia alimentaria y nutricional en instituciones de salud

 

1. Vigilancia de la disponibilidad de alimentos

 

La seguridad alimentaria puede seguirse a través de indicadores de oferta y demanda, es decir en cantidades de alimentos disponibles con respecto a las necesidades nutricionales y de necesidades nutricionales netas de importación en comparación con la capacidad de importación. Uno de los instrumentos más utilizados para estimar la disponibilidad son las hojas de balance. Para su utilización adecuada se requiere disponer de fuentes de información confiables y fluidas, así como de un procesamiento rápido, de ahí que la FAO haya elaborado programas de computación a tal efecto.

En este componente se acopia información sobre las cantidades percápitas de alimentos desagregadas por fuentes y canales de distribución, con periodicidad anual.

Fuentes: empresas agrícolas estatales, unidades básicas de producción cooperativa (tierras de propiedad estatal cedidas en usufructo), cooperativas, campesinos con propiedad privada, importaciones y otras.

Canales de distribución: Comercio minorista (cuotas racionadas a precios subsidiados por el estado), mercado agropecuario, consumo social, alimentación pública, autoconsumo, tiendas recaudadoras de divisas.

El comercio minorista aporta el mayor porcentaje de energía con tendencia a la disminución en los últimos años, a continuación se ubica el autoconsumo que paralelamente se está incrementando.

 

2. Vigilancia de la dieta en la alimentación social

 

La alimentación social surge con la intención de propiciar la incorporación de la mujer al trabajo. La integran instituciones de la enseñanza preescolar, escolar y comedores obreros, donde los grupos beneficiaros reciben alimentos de manera subsidiada.

 

Instituciones

Porcentaje de adecuación a cubrir en la institución

Comidas que se ofrecen

Círculos infantiles (guarderías)
60%
Merienda de la mañana, almuerzo y merienda reforzada en la tarde
Escuelas con régimen seminterno
40%
Merienda de la mañana y almuerzo
Escuelas con régimen interno
100%
Desayuno, almuerzo y comida, y dos meriendas
Comedores obreros
30%
Almuerzo

 

Este subsistema tiene como objetivos evaluar la oferta y el consumo de alimentos y su adecuación nutricional, además conocer la aceptabilidad de la dieta ofrecida

Metodología seguida para conocer la oferta y el consumo de alimentos

Encuestas individuales por el método de la apreciación visual desarrollado por el INHA. En cada comedor se incluyen 15 individuos seleccionados al azar y se evalúa la oferta, consumo y desperdicios de alimentos. Se realiza la evaluación nutricional mediante el uso del software “Ceres” (energía, 32 nutrientes y los correspondientes porcentajes de adecuación). Ceres permite además el procesamiento estadístico de los datos

Indicadores

  • Porcentaje de comensales con ingesta crítica
< 70% de la RDA
  • Porcentaje de comensales ingesta baja
70<90% de la RDA
  • Porcentaje de comensales con ingesta adecuada
90 -110% de la RDA

Flujo de información

Los datos recolectados se procesan en los municipios desde donde se retroalimentan las instituciones evaluadas. La información consolidada se remite a la provincia y de ésta semestralmente al nivel nacional que elabora el informe del país.

Cada nivel analiza su información, que se utiliza para la toma de decisiones y la implementación de las intervenciones pertinentes. Se cumple el principio básico de retroalimenta al nivel inferior.

Son usuarios de esta información los gobiernos en los diferentes niveles: municipal, provincial, nacional y los sectores involucrados: agropecuario, industria alimenticia, comercio interior, educación, salud. En el nivel nacional se añade el comercio exterior.

Usos de la información

  • Establecer prioridades de los distintos problemas
  • Definir grupos de población afectados con respecto al riesgo biológico, geográfico y social.
  • Contar con evaluaciones sobre las tendencias nutricionales.
  • Establecer decisiones sobre las políticas y acciones para abordar los problemas

 

Como la deserción escolar, la repitencia y el ausentismo escolar no constituyen problemas no se hace necesario medir el efecto del programa de alimentación escolar sobre estos aspectos.

 

3. Vigilancia de contaminantes químicos y biológicos de los alimentos

 

Evalúa la posible contaminación de los alimentos en los diferentes puntos de la cadena alimentaria. Se toman muestras sistemáticas de alimentos, según programa, con énfasis en los productos perecederos y los destinados a la población infantil. Se realiza la determinación de sustancias metálicas, residuos de pesticidas, aflatoxinas y contamintes microbiológicos. Los resultados se usan para la toma de decisiones. La información se remite trimestralmente y transita desde el nivel municipal hasta el nacional.

 

4. Vigilancia de las enfermedades trasmitidas por alimentos (ETA)

 

El objetivo de este subsistema es conocer la morbilidad y mortalidad de enfermedades transmitidas por alimentos y sus posibles agentes etiológicos, así como factores que propician su aparición, con el objetivo de prevenir futuros brotes. Para ello se estudian y reportan estadísticamente todos los brotes. La investigación epidemiológica incluye como acciones fundamentales: inspección sanitaria estatal (ISE), toma de muestra de alimentos y especimenes, interrogatorio y encuesta epidemiológica para calcular la tasas de ataque.

La información se refiere al lugar de ocurrencia, número de personas afectadas, alimentos implicados y factores causales.

 

5. Vigilancia del estado de nutrición materno infantil

 

Este fue el subsistema que dio inicio al actual SISVAN, surge con el objetivo de identificar y cuantificar de manera continua los principales problemas de la nutrición de la mujer embarazada y el niño menor de cinco años mediante indicadores antropométricos.

Se realiza en la red de atención primaria de salud. Los niños menores de cinco años se evalúan según índices antropométricos que permiten conocer la prevalencia de desnutrición aguda, retardo del crecimiento y desnutrición global, así como sobrepeso y obesidad.

En las embarazadas se evalúa el estado nutricional al inicio del embarazo, la ganancia de peso en el embarazo y la anemia en el primer y tercer trimestre.

A partir del año 1996, ante la necesidad de tener una información confiable y utilizable, se decide adoptar la metodología de Sitios Centinelas. Se seleccionaron dos sitios por provincias y el municipio especial para un total de 30. La información se recoge en ciclos anuales.

Metodología

Niños menores de 5 años

La información antropométrica se genera en los consultorios del médico de familia como parte de la evaluación del estado nutricional del niño. Los datos básicos para la evaluación son edad, sexo, peso y talla o estatura. En los menores de dos años se usa la longitud supina

Indicadores

Los índices empleados son el peso/talla como indicador de desnutrición aguda, la talla/edad como indicador de desnutrición crónica y el peso/edad como indicador de desnutrición global.

Para la evaluación se utilizan:

  • Normas nacionales, que expresan los valores en percentiles: 3, 10, 25, 50, 75, 90, 97 y que se interpretan de la siguiente forma:

Peso/Talla

  • Desnutridos: Por debajo del tercer percentil
  • Delgados: Entre los percentiles 3 y < 10
  • Normopeso: Entre los percentiles 10 y 90
  • Sobrepeso: Mayor del percentil 90 hasta 97
  • Obesos: Mayor del percentil 97

Talla/edad

  • Baja talla: Por debajo del tercer percentil
  • Talla normal: Entre los percentiles 3 y 97
  • Alta talla: Por encima del percentil 97
  • Patrones de referencia desarrollado por la Organización Mundial de la Salud para uso en las poblaciones que no disponían de sus propias normas locales. Expresan la valoración antropométrica como el número de desviaciones estándar por encima o por debajo del valor de la media.Cuando los valores del cómputo Z se encuentran por debajo de -2 DE se considera desnutrición moderada y cuando están por debajo de -3 DE desnutrición grave.

    • Peso para la talla deficiente al inicio del embarazo: Índice de Masa Corporal IMC< 19,8. Según las categorías propuestas por el Instituto de Medicina de los Estados Unidos.
    • Ganancia de peso insuficiente al término del embarazo: Menos que 8 kg
    • Anemia en el primer y tercer trimestres del embarazo: Hb < 110 g/l según la Organización Mundial de la Salud. La anemia se considera leve cuando la concentración de hemoglobina de la embarazada se encuentra entre 109 y 100 g/L, moderada cuando se encuentra entre 99 y 70 g/dL, y grave si es menor que 70 g/L.
    • Se toma además el peso del recién nacido, se consideran bajo peso los niños nacidos con menos de 2500 gramos. Este indicador cobra valor debido a que en Cuba el 99,9% de los partes se realiza en instituciones de salud.
  • Embarazadas

    Al igual que para los menores de cinco años la información la capta el médico de familia. La fuente de datos es la historia clínica de las gestantes. Cada año se hace el reporte de las mujeres que parieron en los 11 meses previos.

    Indicadores

    Para la vigilancia nutricional, el punto crítico para definir la ganancia de peso insuficiente durante el embarazo es de 8 Kg., ya que desde el punto de vista operativo es difícil ubicar diferentes puntos de corte de acuerdo con el estado nutricional de la gestante al inicio del embarazo; no obstante, en la práctica clínica diaria al realizar la evaluación nutricional individual, el médico debe valorar la ganancia de peso sobre la base del estado nutricional inicial.

    Actualmente el Instituto de Nutrición e Higiene de los Alimentos lleva a cabo una investigación con el objetivo de evaluar el riesgo de bajo peso al nacer asociado a la ganancia total de peso según el IMC al inicio del embarazo, lo que permitirá establecer puntos de corte para la ganancia total según el estado nutricional al comienzo del embarazo sobre la base de nuestras propias características

    Procesamiento y flujo de información

    Para cada niño y embarazada se llena un formulario con los datos de interés, a partir del cual se confecciona una base de datos en Epi info. Todo el procesamiento es automatizado, empleando calculadoras antropométricas.

    El nivel provincial consolida la información de los policlínicos y se remite al nivel central. En el nivel central se consolida la información de las provincias anualmente. En cada nivel se analiza la información por los especialistas y se orientan las medidas a tomar con otras dependencias y sectores.

    Son usuarios de la información las instancias de gobierno en el nivel correspondientes y sus dependencias vinculadas al tema de alimentación y nutrición materno infantil

     

    6. Vigilancia alimentaria y nutricional en instituciones de salud (VANIS)

     

    La vigilancia en instituciones de salud pretende monitorear la situación alimentaria y nutricional de individuos institucionalizados basándose en indicadores dietéticos y antropométricos.

    La muestra objeto de estudio está constituida por instituciones de breve estadía (ISBE) y de larga estadía (ISLE) y hogares maternos, la que es seleccionada por el Instituto de Nutrición e Higiene de los Alimentos (INHA).

    Para obtener información acerca de la disponibilidad de alimentos se utiliza la encuesta por salida de alimentos del almacén y se evalúa la frecuencia mensual por renglones, para la oferta se emplea el pesaje de alimentos en una muestra de pacientes y encuesta de opinión de la calidad. En los centros de larga estadía se realiza además la evaluación nutricional según los índices antropométricos que correspondan según grupo de edad.

    El flujo de información es institución, municipio, provincia y país.